¿Una carta de Gardiner para los anglicanos latinoamericanos?